Se trata de una técnica manual, sutil y de efecto profundo para ayudar a detectar y corregir los desequilibrios del Sistema Nervioso Central que puedan ser la causa de disfunciones sensitivas, motoras o neurológicas.

La terapia cráneo-sacral es tan suave y segura que es idónea para personas de todas las edades, desde recién nacidos hasta personas mayores, así como durante el embarazo y posparto, entre otras.

Trabaja con las membranas que protegen el SNC y tiene efectos benéficos muy profundos en su funcionamiento. Esta terapia induce al cuerpo a desarrollar y utilizar los recursos de auto sanación naturales del ser humano.

Soy un cuadro de texto. Haga clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Niños:

Ayuda a liberar tensiones presentes en su cuerpo que les hacen sentirse incómodos o les generan dolor.

Muchas veces las actitudes rebeldes de un niño no son actitudes de desafío hacia los padres sino que pueden tener su origen en la movilidad de los huesos que conforman el cráneo o en las grandes tensiones en las fascias periféricas.

Por ejemplo:
Algunas veces los niños hacen berrinche y se resisten a comer. Este llanto no siempre es un rechazo caprichoso a la comida. Puede ser una manifestación de dificultad por el gran esfuerzo, o dolor que implica para él comer.

En otras ocasiones niños un poco mayores se chupan el dedo, no por mal hábito sino para corregir alguna tensión en sus huesos craneales que afectan también alguna otra zona del cuerpo.

Bebés:

El bebé pasa por diversas situaciones tales como contracciones o bloqueos que ocurren durante el proceso del parto o de los traumas prenatales que le generan restricciones en su cuerpo.

Cuando un bebé nace, su cráneo es blando y flexible, de tal manera que pueda pasar por el canal del parto.

La cabeza del bebé, literalmente, se comprime al recorrer este canal y las estructuras craneales y membranas quedan a menudo distorsionadas al ser empujadas y aplastadas unas contra otras…

Estas distorsiones y tensiones tienden a resolverse y liberarse de manera natural en los días o semanas después del parto; sin embargo en algunas ocasiones no ocurre así, particularmente cuando el niño ha quedado atascado en alguna de las fases del parto.

De este modo, el trauma contenido en el cuerpo del bebé puede producir un amplio abanico de síntomas, tales como:

Inquietud e intranquilidad, pérdida de apetito, cólicos, reflujo, espasmos y sacudidas, problemas en el desarrollo, lesiones en el cerebro

Estos patrones traumáticos a menudo permanecen durante toda la infancia y la vida adulta, produciendo una amplia gama de disfunciones.

El tratamiento manual suave que ofrece la Terapia Cráneosacral ayuda a liberar estas compresiones traumáticas.

Es recomendable que todos los bebés sean vistos por terapeutas de terapia Cráneosacral calificados poco después del nacimiento, ya que con ello es posible prevenir muchos problemas que algunas veces se manifiestan años después a lo largo de sus vidas.

Los niños y bebés tienden a responder rápidamente al tratamiento Cráneosacral pues sus cuerpos guardan menos restricciones y tensiones que los de los adultos.

La Terapia Cráneosacral puede ser utilizada de manera segura en cualquier persona, desde bebés hasta ancianos, ya que es realizada de manera suave y respetuosa por las manos hábiles y cuidadosas del terapeuta.

En todos los casos al terminar la primera sesión de Terapia Cráneosacral el bienestar que se genera a nivel de cuerpo y estado de ánimo es notorio.

La Terapia Cráneosacral no sólo está enfocada a niños que presentan una serie de trastornos claros, sino también a aquéllos que presentan síntomas sin que lleguen a considerarse como lesiones:

  • Niños que lloran mucho
  • Niños a los que se les dificulta dormir
  • Niños con déficit de atención
  • Niños a los que se les dificulta comer

Otras veces los síntomas aparecen cuando el niño empieza a ir al colegio:

  • Hiperactividad o síndrome de dificultad de atención
  • Alteraciones visuales o auditivas
  • Dificultades con la lecto-escritura
  • Aparición de escoliosis y cifosis
  • Dismetrías pélvicas
  • Pies equino-varos
  • Problemas de vías respiratorias
  • Sinusitis y alergias

En ocasiones, sólo se trabaja de forma preventiva, con el fin de evitar que un pequeño trastorno pueda convertirse, en el futuro, en una situación seria.

Terapeutas profesionales especializadas por el:

Upledger Institute

 – Luci Herrera

– Mariana Amoore